Estos consejos para lavarte las manos pueden evitar la piel agrietada

Una gran lección que nos ha dejado este año, ha sido la importancia de lavarse las manos correctamente. De seguro, a estas alturas ya eres un experto y sabes que debes lavarte tus manos frecuentemente, lo haces durante al menos 30 segundos y la cantidad correcta de jabón y agua. Sin embargo, este clima frío necesita un ajuste en tu rutina de limpieza para que la piel de tus manos no luzca reseca.

 

Aquí te daremos algunos consejos para que mantengas tus manos limpias y suaves por igual.


Lava tus manos con agua tibia

Así como lo escuchas: evita la tentación de lavarte tus manos con agua calientita.

El agua caliente se evapora más rápido, lo que dejará tu piel aún más seca de lo que estaba antes. Considerando que tu piel se enfrenta a un aumento en la pérdida de agua transepidérmica durante los meses más fríos, querrás hacer todo lo posible para mantener la humedad encerrada, lo que hace que el agua caliente que se evapora rápidamente no sea una opción.

Además de la evaporación, el agua caliente también tiene la capacidad de eliminar los aceites y lípidos naturales de la piel. Esto causa que tu piel luzca agrietada y más irritada. Sabemos que es muy placentero sentir agua caliente estos meses, pero piensa en los efectos a largo plazo para tu piel.

Usa jabón humectante

Después de la temperatura del agua, debes cuidar el jabón que uses al momento de lavar tus manos. Muchos productos contienen químicos que irritan tu piel y agravan su textura.

Nuestros jabones en barra, especialmente el neutro, son una gran opción para eliminar bacterias y cuidar la salud de tu dermis. Su consistencia cremosa y  alto contenido en glicerina vegetal son ideales para sellar la humectación de tu piel.

Otra ventaja de usar un jabón neutro y que sea libre de químicos, es que no es agresivo con la piel tan delgada en la zona.

 

Aplica crema hidratante

Cuando el agua no se sella en la piel después del lavado, puede secarte la mano.

Un paso que deberías implementar en tu rutina, es aplicar una capa ligera de crema humectante inmediatamente tras secar tus manos.

Nuestras cremas humectantes Good Morning y Coconut Beach son buenísimas, ya que contienen manteca de karité. Este ingrediente se caracteriza por sus propiedades humectantes y protectoras ante climas extremos.

Si aún no te convencemos de aplicar una crema en tus manos tras lavarlas, aquí te enumeramos varias razones para hacerlo:

 

  • Restauran la función de barrera de la epidermis.
  • Proporcionan una capa protectora.
  • Rellenan las pequeñas grietas.
  • Aumentan el contenido de agua de la epidermis.
  • Mejoran la apariencia y textura de tu piel.

 

 

Seca suavemente

La manera en cómo secas tus manos también importa. Procura no tallar agresivamente tus manos con la toalla, en su lugar absorbe suavemente el agua de tus manos con la tela.

 

Por último, recuerda reemplazar tu toalla cada tres días para mantener una buena higiene.

 

El cuidado de la piel vale la pena

La piel seca a no debería ser una excusa para no lavarse las manos. Esto es especialmente cierto a medida que el COVID-19 continúa propagándose y lavarse las manos es tu defensa número uno.

Puede parecer que son algunos pasos adicionales para tu rutina diaria, pero al final, cuidar tu piel valdrá la pena a largo plazo. Puedes tener lo mejor de dos mundos: manos limpias y tersas.