Las 3 mejores vitaminas para tu piel

A veces, nuestra piel requiere de ciertas vitaminas más que otras. Busca las siguientes en tus alimentos, productos e incluso suplementos alimenticios (consúltalo con tu doctor) para lucir radiante.

 

1) Vitamina A

Encontrada en vegetales de hojas verdes y zanahorias, la vitamina A también ama tu piel. Esta vitamina puede ser encubierta e incluso puede haberla visto llamada retinoide o por nombres como retinol y palmitato de retinilo.

La vitamina A es excelente para:

• Pieles grasas / mixtas con tendencia a las manchas

• Tipos de piel relacionados con signos de envejecimiento

Se encuentra naturalmente en: aceite de rosa mosqueta: la razón por la que es famoso (contiene tretinoína / ácido retinoico natural), aceite de espino amarillo.

NOTA: Se recomienda evitar altas dosis de vitamina A durante el embarazo.

 

2) Vitamina B3 - Niacinamida

Esta vitamina no tan conocida es la supermujer multi-tomadora del mundo del cuidado de la piel.

Los estudios han demostrado que la vitamina B3:

• Aligera, ilumina y tonifca el tono de la piel, especialmente cuando se combina con otro ingrediente llamado N-acetil glucosamina.

• Reduce el acné y los brotes.

• Es usado como tratamiento de líneas finas y arrugas.

• Aumenta la hidratación de la piel al mejorar la función de barrera.

• Ayuda a tratar afecciones de la piel como la rosácea.

• Protege la piel del daño de los rayos UV, sí, es un antioxidante.

Ideal para: hiperpigmentación, rosácea, eccema, acné, tipos de piel relacionados con el envejecimiento, tipos de piel que tardan en sanar.

 

3. Vitamina C

La vitamina C es esencial para la producción de colágeno en la piel. Sí, esa importante proteína de la piel que mantiene la piel joven y resistente.

También muy buena para:

• Dar brillo.

• Prevenir daños por rayos UV

• Estimular la síntesis de colágeno y elastina.

• Actúa como un antiinfamatorio.

• Aumenta la resistencia de la piel y la capacidad de reparación.

 

Se encuentra en una lista de ingredientes como: Ácido L-ascórbico, ascorbil fosfato de magnesio, ascorbato de tetrahexildecilo, ascorbil fosfato de sodio, ácido ascórbico de etilo, etc.

Se encuentra naturalmente en: aceite de semilla de zanahoria, aceite de rosa mosqueta, aceite de espino amarillo.