Según la ciencia, ser agradecido con tu cuerpo te hace más feliz

No celebramos Tanksgiving en México, sin embargo es la excusa perfecta para decir gracias por todo lo que tienes, empezando por tu herramienta más preciada: tu cuerpo. De hecho, según la ciencia ser agradecido todos los días, puede hacerte más feliz.

 

AGRADECER = MÁS FELICIDAD

Un estudio del 2003 comparó el bienestar de los participantes con una lista semanal de cosas por las que estaban agradecidos, con otro grupo con una lista de cosas que los irritaban.

Los investigadores mostraron que los participantes centrados en la gratitud, mostraron mayor bienestar y concluyeron que "un enfoque consciente en las bendiciones puede tener beneficios emocionales e interpersonales".

El único cambio sustancial que realizaron los participantes del estudio fue modificar su perspectiva a una de gratitud, y estaban más felices por ello.

«La gratitud es una afirmación de la bondad; afirmamos que hay cosas buenas en el mundo, y que nosotros las recibimos», dice Emmons, autor y psicólogo de The Psychology of Gratitude.

 

¿CÓMO FUNCIONA ESTO A NIVEL NEURONAL?

Al decir "gracias" con tu vida, se estimulan dos regiones importantes en el cerebro: el hipotálamo, que regula el estrés, y el área tegmental ventral, que juega un papel importante en el sistema de recompensa del cerebro que produce sentimientos de placer.

Además, la gratitud favorece la producción de los neurotransmisores antidepresivos: dopamina y serotonina.

 

TU CUERPO, UNA MÁQUINA MARAVILLOSA

Tu cuerpo es el primer y el último sitio donde vas a vivir. Es el motor para realizar todas tus actividades del día que te permiten acercarte a tus metas un poco más. ¡Es maravilloso!

Funciona como una máquina perfecta, y cada órgano es un engrane. Tus piernas te transportan a lugares maravillosos, tus ojos te permiten ver los paisajes que te rodean y a través de tus oídos puedes percibir las mejores melodías.

 

MANERAS DE AGRADECIMIENTO

Es tu deber cuidar, limpiar y honrar tu cuerpo de manera cotidiana para agradecerle todos los días su existencia. A veces es difícil realizarlo si no te despiertas con mucha confianza en ti misma o si no te sientes bien.

Incorporar una rutina de ser agradecida no requiere de mucho tiempo, solo de constancia. Así como sucede con el ejercicio, la alimentación saludable o alguna habilidad. No sucede nada de la noche a la mañana, debes practicar todos los días para que tu cerebro note el cambio.

Así que aquí te dejamos algunas recomendaciones para tener una rutina de agradecimiento con tu cuerpo, y así ser un poco más feliz.

Comienza un diario de gratitud

Lo único que debes hacer es escribir todo aquello que aprecias en tu vida, te recomendamos hacer una lista con las cosas maravillosas que pudiste realizar en tu día gracias a la fortaleza de tu organismo y todo lo que aprecias de tu cuerpo.

Por ejemplo, puedes plasmar algunas afrmaciones similares a:

"Agradezco mis piernas musculosas porque me llevan a donde sea que tengo que ir."

"Aprecio mis ojos porque son expresivos y me muestran toda la belleza del mundo."

Dedícate un par de minutos relajantes al día

Es sencillo que la rutina nos absorba, sin embargo es importante tener una pausa de un par de minutos donde consientas a tu cuerpo.

Puedes beber una taza de té en las noches, tomar un baño relajante y pasar un jabón como Cleopatra por todo tu cuerpo para disfrutar de su aroma a lavanda y eliminar las toxinas con su exfoliante.

• Aplica productos de calidad sobre tu piel

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y refleja el estado de salud de la persona. ¿Sabes qué estás aplicando sobre ella? Los químicos y las toxinas que contienen los productos industrializados son muy nocivos.

Por eso, Margarita se preocupa por ayudarte a mantener una piel tersa con los mejores productos orgánicos del Caribe para todo tipo de piel. Desde jabones artesanales, hasta cepillos de cerdas orgánicas. Invierte en productos de calidad por tu bienestar y revisa lo que tenemos en nuestra colección.

• ¡Muévete!

No es ningún secreto que el ejercicio tiene poderes sanadores, por lo que las recomendaciones de expertos de salud de realizar ejercicio de 30 minutos al día es vital.

Mover tu cuerpo reduce el estrés, fortalece tus músculos, te hace más flexible, baja los niveles de colesterol y mejora la salud cardiovascular. Hoy en día, las opciones son infinitas: desde caminar en un parque hasta el yoga, indoor cycling o correr. No hay excusas.

 

¿Y tú, cómo le vas a agradecer a tu cuerpo?